23 octubre, 2008

Renacer



"Cómo podrías renacer sin antes haber quedado reducido a ceniza."
Friedrich Nietzsche




Voy a desenredarme de los sentidos que ahogan mi alma.
Y una vez más pienso gritar el dolor que me aferro a un "ayer" y olvidarlo con un "hoy" que me lleve de la mano.
No importa esa soledad.
La lejanía de un roce permanente se ha convertido en mi compañía eterna.
Es mi "unica hermana" de sangre que me ha salvado una vez, y otra vez de los antagonistas que quisieron maltratar desde mi mirada más dulce a mi sonrisa más guardada.
Con silencios que otorgo y admito
alejo la cruel "pasantía" de muchos de absorber mi esencia
de cortar mi presencia
y de desfigurar mi poca paciencia.
Ya no voy a creer en palabras "sanas".
Me voy a rodear de bosques eternos en donde nadie con escudos me encuentre
y voy a regalar flores a aquellos que me dejen su perfume para siempre.
Al poder de mi memoria voy a conservarlo como un único pulmón que me permite seguir respirando.
Ya no voy a presentar mis uñas al olvido.
Ya no voy a planear venganzas espirituales.
Ya no voy a desear "jamás haberte conocido"
Se trata de enfrentar cada detalle.
De ya no desear ser el deseo de alguien.
Sino de desear aun necesitar seguir deseando.
Por que del deseo evidentemente se vive.
Y de vivir, amar, sentir, morir y volver a nacer todo esto se trata.
Ya no prometo abrazos a la distancia.
Lo mio solo sobrevive en un espacio en donde las personas me chocan.
Me aprietan.
Y me respirar en la cara.
Hay algo más allá de la nada.
Voy a tomar de la mano a mis miedos y a mis desconfianzas.
Voy a saludar desde lo bajo para ver el cielo aún mas grande de lo que lo sueño.
Y voy a renacer,
conmigo
lo más vivido,
lo más perdido,
y definitivamente lo alguna vez sentido.



15 comentarios:

Leandro dijo...

Sin venganzas, ni uñas, ni rencores...Rodeate de bosques....Vos misma lo dijiste
Muy lindo
Beso

Alatriste dijo...

Vine a despedirme.

Fuiste una persona especial para mí en este mundo y qué menos que decirte adiós personalmente.

No me siento con fuerzas para seguir viviendo en el desván. Necesito una existencia real, más allá de paredes virtuales.

Abrí mi espacio en este universo con la esperanza de poder comenzar una nueva vida, de conocer a personas de carne y hueso que sustituyeran todo lo que se me arrebató.

Busqué amistad, conversación, cariño, comprensión, complicidad, incluso amor; pero en un entorno cercano, que ayudara a mitigar el inmenso dolor y la terrible soledad con la que he sido condenado.

Encontré personas maravillosas, tú eres una de ellas sin duda, pero también gente que terminó por darme la puntilla como se suele decir.

La distancia terminó por pudrirlo todo además, pues me hizo caer en la desesperación de ver que todo al final se quedaba en palabras.

Así que abandono. En esta vida si algo he aprendido es que no se puede decir de este agua no beberé, por lo que no sé lo que pasará en el futuro, pero a día de hoy, pienso que es el final de Alatriste.

Necesito encontrar un nuevo aire de una vez o si no, terminaré muriendo ahogado definitivamente. Estoy al borde del precipicio y es que me siento muy mal otra vez, casi como al principio cuando Nuria me dejó.

Muchas gracias por todo lo que compartiste conmigo y fue un privilegio tenerte al otro lado. Compartir lecturas y escritos con alguien de tu talento, fue de lo mejor que me ha pasado en la vida.

Te deseo lo mejor y que la vida te dé todo aquello que mereces.
Espero que te quede algo de mí y que puedas recordarme con una sonrisa. Yo no te olvidaré.

Nunca se me dieron bien las despedidas, así que lo siento. No sé qué más decirte. Me da mucha pena todo esto.

Un abrazo y hasta siempre.

Ramón/Alatriste.

Bohemia dijo...

Siempre me gustó esa frase de nietzche...
como es habitual, muy profundas tus letras...
BSS

Loren dijo...

Si miras en mi perfil verás que te he añadido en mis blog que visito para que tengas mas visitas. Lo he hecho simplemente porque te lo mereces.
besos

Alatriste dijo...

Renace, amiga. Respira hondo y vuelve a caminar. Hacia adelante siempre. Pocas personas odian más que yo las despedidas, así que no fue una pose. No obstante, recibo la regañina con una sonrisa. A ver lo que me depara el futuro. Besos.

MIRONA dijo...

"Lo mio solo sobrevive en un espacio en donde las personas me chocan.
Me aprietan.
Y me respirar en la cara."

Sentirlo con el propio cuerpo no es igual que sentirlo con el corazón... pero, siempre, han de chocar las dos partes a la vez, mínimo algún día.
Me encantó este texto.

Saludos!

Daniel dijo...

Renació uno de mis escritos que tiene la misma escencia que éste que has publicado aquí.
Me agradó leerlo.

Saludos.

este dijo...

no te da miedo tener que renacer? no tengo el coraje para hacerme cenizas

saludos, la galeria...son pinturas tuyas?

srita. limon dijo...

hasta cuando te tropezás te estas moviendo

es más
a veces hasta haces más distancia cayéndo y levantándote

que si caminaras linealmente.

Magic dijo...

Me gusta la frase del principio, la de Nieztche. Tiene razón, al fin de todo... sólo tienes que estar en el piso para levantarte o no? Cuando ya no puedes bajar más tienes que subir.

Saludos.

Damián Mictlantecuhtli dijo...

enfrentar!!!

mauri dijo...

ché que sorpresa! cuantos cambios, salí un ratito a comprar pan y cuando vuelvo... me encuentro todo esto, que cosa? un beso.

Alatriste dijo...

Coge mi mano y renazcamos juntos.
Fue un placer hablar contigo.
Espero poder hacerlo pronto de nuevo.
Un beso muy fuerte y te deseo lo mejor. Hasta pronto.

Anabella dijo...

Van tengo algo que escribir o lees entre mis lineas no escritas lo que crees que pondria?....Mmmm mejor dejo que leas las letras escritas con cebolla que solo de una forma alguno que otro podra lee y vos es OBVIO que Estas LEYENDOLAS!!!!!

» Natalia « dijo...

Hace mucho que no paso a gritar por acá, pero mucho en serio, quizás ni me recuerdes.
Me gustó mucho este poema, realmente se siente un renacer en cada frase.
Y esas palabras de Nietzsche, casualmente yo subí algo que también habla de un renacer, de un cambio.
Voy a seguir leyendo otro ratito tu blog hasta que se haga la hora del almuerzo acá en el trabajo, la verdad es que está muy lindo, escribís muy lindo.

Cálidos saludos...

N.